El Régimen Especial de la Seguridad Social de los Empleados de Hogar está integrado en el Régimen General desde el 1 de enero de 2012, una de las medidas que se pusieron en marcha para incentivar a las familias a dar de alta a sus empeladas fue la reducción del 20% en las cuotas a la seguridad social.

Desde la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado el pasado mes de julio, de forma imprevista el Gobierno ha decidido no incluir este incentivo, por lo que dicha reducción queda sin efecto y las familias tendrán que asumir desde el mes pasado una subida de golpe. Tan sólo quedará vigente la reducción para familias numerosas.

Además, el próximo 1 de enero de 2019 dejará de aplicarse el régimen Especial y el tipo de cotización y la distribución entre empleador y empleado serán las establecidas en el régimen General ordinario.

Sin embargo, pese a que a partir de esa fecha se equipararán ambas bases de cotización, los trabajadores del servicio domestico seguirán sin disponer de los derechos incluidos en el Régimen General como la prestación por desempleo y otros beneficios en materia de riesgos laborales.

Un paso atrás que influirá sin duda en la tasa de empleados dados de alta, que había alcanzado su máximo en los últimos dos años.