·         El decreto entró en vigor el día 9 de noviembre.
·         Ofrecerá dos métodos para el cálculo del tributo.
·         Garantiza que nadie que haga una venta a pérdidas lo tenga que pagar.

Este impuesto, que grava el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, hacía que hasta ahora se tributase independientemente de si existía o no un beneficio por la venta del inmueble. Sin embargo, el 9 de noviembre entró en vigor un decreto que supone un cambio en el método del cálculo del impuesto.

La nueva norma ofrece dos métodos para poder calcular la base imponible sobre la que tributar: aplicar unos coeficientes sobre el valor catastral, dependiendo estos de la cantidad de años transcurridos desde el momento de adquisición del inmueble hasta el momento de la venta; o calcular la base imponible por diferencia entre el valor de venta y el valor de compra.  Es el vendedor el que decidirá cual de los dos métodos le resulta más beneficioso para tributar este impuesto. De tal manera que, si no ha habido ganancia por la venta del inmueble se estará exento del pago.

Respecto a los coeficientes, serán los propios ayuntamientos quienes se encargarán de fijar los valores siempre y cuando no superen ciertos parámetros. De esta forma Hacienda trata de evitar que se especule con los inmuebles y recoger la situación real del mercado inmobiliario.

¿Qué te parece la nueva reforma? Si tienes alguna duda ¡CONTÁCTANOS!

Tel: 676 043 260 / 616 091 083
E-mail: hello@taxtime.es